No más propósitos de año nuevo

Posted by on nov 30, 2012 | 0 comments

No más propósitos de año nuevo

“Este año he resuelto que mi único propósito para el nuevo año será no hacer más propósitos de año nuevo”. Con estas palabras me respondió tajantemente Adriana, una joven asistente a una de mis conferencias, cuando le pregunté sobre sus metas y propósitos para el nuevo año. “Cada fin de año suelo escribir muy disciplinadamente todos mis propósitos para el nuevo año, y siempre me sucede igual, se quedan en simples deseos, ya que pasadas las festividades regreso al trabajo, de vuelta a la misma rutina del año anterior, y el ‘año nuevo, vida nueva’ termina en lo mismo de siempre”.

La situación de Adriana no es muy diferente de la de miles de personas que cada año hacen sus resoluciones de año nuevo, las cuales, por lo general, tienen que ver con balancear su vida profesional con las otras áreas de su vida. “El próximo año voy a ir al gimnasio cuatro días a la semana…”, “voy a organizar mis actividades de manera que pueda pasar más tiempo con la familia…”, “el año que entra voy a leer más… comer mejor… tomarme unas vacaciones… organizar mi escritorio… salir de deudas…”.

¿Le suenan familiares algunos de estos propósitos? Quizás le haya sucedido lo mismo alguna vez. El problema es que después de las festividades, con frecuencia las actividades laborales vuelven a tomar prioridad sobre los planes personales. Sin embargo no todo está perdido, y hay esperanzas para quienes, aprovechando el cambio de calendario, quieran realizar otros cambios en su vida. A continuación quiero compartir una sencilla receta para que este sea el año en que sus resoluciones, propósitos y metas finalmente se hagan realidad. Si sigue los siguientes cinco pasos logrará los cambios de vida que desea realizar y podrá lograr un mayor balance en su vida. Así que tome nota y tome acción.

Escríbalas en su libreta. Sus metas y propósitos de poco sirven en su cabeza. Allí no los puede leer, darles prioridad y revisar qué tanto ha avanzado hacia ellos. Así que tome una mañana o un día entero para evaluar el año que acaba de pasar, sus logros, las áreas que ha desatendido y escriba en una libreta todos los sueños, metas y aspiraciones que desea realizar en cada una de las facetas de su vida. Le recomiendo que no lo haga en el primer pedazo de papel que encuentre, ya que corre el peligro de que meses más tarde, después de una infructuosa búsqueda, se de cuenta que ha perdido el papel y con él toda noción sobre lo que quería.

Sea específico. “Este año quiero perder unas cuantas libritas de peso” no es una buena meta, particularmente si lo que necesita perder son 15 ó 20 libras. No se engañe; sea específico con lo que desea alcanzar. Imagínese lo absurdo que sería para una empresa tener la siguiente meta de ventas: “Este año la meta es vender lo que más se pueda”. Recuerde que metas borrosas dan resultados borrosos, así que fije metas concretas y claras.

Asegúrese que sus metas sean realizables. Fíjese bien que no dije “realistas”. Generalmente, las metas realistas están muy por debajo de lo que la persona en verdad puede lograr. Lo que le estoy pidiendo es que se asegure que empieza con pasos pequeños que le ayuden a alcanzar las metas grandes. Una buena manera de triunfar en su compromiso, es cosechando pequeñas victorias día a día.

Comience a actuar ya mismo. El peor enemigo del éxito es la mañanitis. No caiga víctima del mañana, mañana, mañana… Comience con lo que tiene hoy. Un plan pobre puesto en marcha hoy, logra mucho más que un súper-plan que nunca ponga en marcha. Recuerde que cuando pospone lo que sabe que tiene que hacer, lo que está posponiendo es su propio éxito.

Si cae en los viejos hábitos, sepa perdonarse y comience nuevamente. En el camino al éxito es posible que caiga una y otra vez. No importa, perdónese y nuevamente, manos a la obra. Recuerde que el fracaso no es importante a menos que sea la última vez que va a intentar algo. Si persiste en su cometido con disciplina y constancia, verá cómo, tarde o temprano, comienza a ver cambios en su vida.

Así que como ven, la receta es bien simple. No olvide que esto no es una carrera contra nadie. Así corra su propia carrera, disfrute mucho sus festividades en compañía de los que ama y, con seguridad, este próximo año nos veremos en la cumbre del éxito.

Por Dr. Camilo Cruz

Deja un comentario