Cómo resolver problemas que luego se convierten en vacas

Posted by on sep 19, 2011 | 8 comments

Cómo resolver problemas que luego se convierten en vacas

Las contrariedades son parte considerable de la vida. Hasta la persona más positiva encuentra imposible evitar encontrarlas. Lo que sí podemos hacer es aprender a solucionarlas de forma positiva y creativa.

Los problemas aparecen a manera de obstáculos que dificultan nuestro avance o nos paralizan, situaciones difíciles, marcadas diferencias de opinión o decisiones complicadas de tomar. Pero que sea difícil no significa que no se pueda abordar. Son pocas las situaciones que no tienen ninguna solución. De hecho, muchos de los problemas se originan precisamente porque hay muchas posibles soluciones entre las cuales elegir. Piense que si no hubiese sino una solución no habría ningún desacuerdo.

Hay tres posibles soluciones a toda discrepancia existente entre dos personas:

Primero está la opción Ganar-Perder. Ocurre cuando una de las partes evita el enfrentamiento por pereza, indiferencia o miedo. Son personas que con tal de evitar las contrariedades, prefieren perder de entrada, independiente de que puedan tener razones válidas para estar enfadados. Sin embargo, el problema les genera tanta angustia que la única salida que encuentran es la huída. Lo que no entienden es que evitar o negar el desacuerdo no es la solución adecuada, a menos que el tema sea de poca importancia. Así que lo mejor es encontrar la forma oportuna de confrontarlo.

A propósito, la opción ganar-perder también es la opción preferida de las personas que quieren y pretenden imponer su punto de vista siempre. Ellas siempre quieren ganar, no escuchan razones y piensan que su posición es absolutamente correcta, incuestionable e irrefutable.

La segunda opción es Perder-Perder. Esta es otra terrible elección ya que hampas partes pierden. estos son los desacuerdos mal manejados y mal resueltos. Son fácilmente  reconocibles porque las dos partes quedan con una sensación de insatisfacción, frustración e impotencia. Ocurren por la incapacidad de escuchar con empatía, por el juzgar al otro de entrada, debido a las posturas extremas y el lenguaje ofensivo, lo cual va distanciando a las personas involucradas hasta construir barreras de prejuicios que, no sólo, obstruyen cualquier posibilidad de solucionar el problema, sino que pueden minar la relación de por vida.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado, ya que en ocasiones el afecto que podamos tener por la otra persona también puede ser contraproducente y puede producir soluciones perder-perder. Es el caso en el que pensamos que todo lo que estamos haciendo es “por otra persona” , “por no herirla” , o “por su propio bien”. Esta postura también debilita la relación.

La última opción es la óptima: Ganar-Ganar. Es aquí cuando se resuelve cualquier situación problemática de manera positiva. Se gana cuando primero buscamos entender la posición de los demás y luego buscamos entender la posición de los demás y luego buscamos ser entendidos. Todos ceden algo y todos ganan algo. Al final, llegamos a un acuerdo sobre las condiciones, los tiempos y la manera de solucionar el conflicto. Este es el modo más eficaz y sano para enfrentarse a situaciones difíciles. He aquí una sencilla estrategia para solucionar problemas y desacuerdos utilizando la opción ganar-ganar:

 

1. ¿Cuál es el problema?

El primer paso es definir el problema. Para empezar, hay que describirlo detalladamente definiendo el qué, dónde, cuándo y por qué del problema. Es importante para todos el determinar su magnitud y de qué manera específica este problema está afectando la productividad y eficiencia de cada una de las partes afectadas. Este primer paso es de fundamental importancia. La primera pregunta, clave para todo el proceso de resolución de cualquier situación difícil es éste: defina el problema en cuestión de forma clara, concisa y concreta, utilizando palabras sencillas. Es muy importante centrarse en un solo problema, sin pretender solucionar todos los asuntos a la vez. Debemos tener presente que mezclar problemas es la mejor manera de no resolver ninguno de ellos.


2. ¿De quién es el problema?

Uno de los aspectos claves para la resolución de cualquier problema es lograr separarlo de la persona que lo pudo haber causado. Recuerda que queremos atacar el problema y no a la persona. Muchas personas que no logran hacer esta distinción atacan y arrasan con el problema, la persona y todo lo demás que se encuentre a su alrededor. La clave debe ser: Ataca el problema, ayuda a crecer a la persona.

Lo que se pretende en este segundo paso tampoco es señalar culpables, sino determinar quienes están siendo afectados por dicha situación y quienes estarán involucrados en la búsqueda e implementación de soluciones.

Lo que buscamos es no agrandar el problema involucrando más personas de las necesarias, y tampoco dejar por afuera de la discusión a personas vitales para su resolución. Hay que tener siempre presente que todos los problemas pueden ser observados bajo diferentes puntos de vista. Lo que e un problema para alguien, puede no serlo para otro.

Los problemas no existen “de por sí” , en el mundo abstracto; siempre existen “para alguien”. Si yo tengo un problema, entonces es “mi” problema y yo debo solucionarlo. Sin embargo, éste deja se de ser personal y se transforma en asuro interpersonal cuando su solución implica la colaboración de otras personas. A su vez, un asunto interpersonal se transforma en conflicto cuando las dos partes no están de acuerdo en la manera de solucionado. Esto es algo muy común  en el mundo de los negocios.

Cuando un cliente se queja por un producto defectuoso es posible qué quiera que devuelvan su dinero, mientras el vendedor prefiere repararlo. En algunas situaciones conflictivas es posible que tú seas parte del problema, por lo cual debes asegurarte de mantener las líneas de comunicación abiertas y tener la madurez de aceptar tus faltas y corregir tu manera de actuar.


3. ¿ Qué sabemos sobre el problema?

El tercer paso es buscar, recopilar y examinar toda la información previene al problema. Identifica las fuentes del problema. Considera todos los factores que puedan ser relevantes a su solución. Determina que factores contribuyeron y fueron causantes del problema, y también considera los factores que pueden ofrecer posibles soluciones.

Es difícil resolver un problema teniendo poca o ninguna información. Es aconsejable adquirir más información sobre el asunto que nos interesa. Esto nos permitirá dialogar con conocimiento y, además, nos ayudará a ver y crear más alternativas de las que inicialmente teníamos. Aquí es muy importante aprender a enfocarnos en las soluciones y no en los problemas. En otras palabras, mira más hacia el futuro -la solución- que hacia el pasado -el problema.


4. Identificar las posibles soluciones y elegir la mejor alternativa

Robert Schuller dice: “cuando enfrento algún problema, lo primero que hago es tomar una hoja de papel, describir el problema en la parte superior hasta que esté satisfecho que lo que acabo de hacer una lista de diez posibles soluciones a estas diez posibles soluciones”.

Los problemas son en realidad conflictos de valores. Entender los valores del otro puede agilizar mucho el proceso de resolución. De esa manera podremos generar un mayor número de alternativas posibles, aceptables para ambas partes.


5. Implementación de la solución escogida

El quinto paso es la creación de un plan para implementar la alternativa que hayas escogido para solucionar el problema. Una vez considerados los pros y los contras de cada una de las alternativas generadas, se puede elegir. Después, es vital identificar actividades específicas que ayuden a solucionar el problema, al igual que aquellas personas encargadas de llevar a cabo dichas medidas. Evalúa los recursos a tu disposición y da a tus colaboradores aquello que necesiten para implementar las soluciones.

No tiene porqué haber una solución única. Varias de ellas pueden ser adecuadas. No es cuestión de que alguien gane  otro pierda, sino de que ambos ganen algo y crezcan. En el proceso de una buena resolución de conflictos no debería haber “vencedores y vencidos”.


6. Verificación

Una vez puesta en marcha la solución elegida, habrá que evaluar las consecuencias. Si el conflicto parece haberse solucionado de forma suficientemente buena, es importante dar el reconocimiento apropiado a las personas elegida, habrá que evaluar las consecuencias. Si el conflicto parece haberse solucionado de forma suficiente buena, es importante dar el reconocimiento apropiado a las personas involucradas en su solución. En caso contrario, habrá que evaluar otra alternativa de las identificadas anteriormente.

Ahora bien, no todo problema requiere un proceso complejo para ser solucionado. Sin embargo, al aprender una manera metódica de solucionar los conflictos, comenzarás a aceptar los problemas por lo que ellos verdaderamente son: retos y oportunidades para crecer.

8 Comentarios

  1. Lamentablemente muchos de nosotros muchas veces preferimos el enfrentamiento por temor o pereza. Hay muchas situaciones en la vida que requieren nuestra atencion y muchas veces preferimos no intervenir o aplazamos lo que deberiamos haber hecho hace mucho tiempo.

    Gracias por los excelentes consejos.

    • Gracias por compartir tus pensamientos Carlito, estoy muy impresionado con lo que escribiste, fue muy motivador. Espero ver que opinan y como nos podemos ayudar. ¡Saludos!

      • Exelente articulo.Recuerdo que lei en uno de sus libros los perdedores se enfocan 80% en los problemas y 20% en la solucion los triunfadores al contrario ellos se enfocan 20% en el problema y 80% en la solucion.Otra cosa a la hora de solucionar problemas personales es tener empatia es decir ponernos en el lugar de la otra persona cuales fueron sus circunstancias o sus sentimientos de esta forma sera mas facil dar con la solucion. Gracias dr. Cruz lo aprecio mucho!

  2. Dr Camilo Cruz, debo felicitarlo por esta nota, el manejo del conflicto es una de las tematicas que me interesan y lo que refleja en estos parrafos me sirven muchisimo.
    Y es cierto, cuando tenes un problema hay que concentrarse en la solucion y no el conflicto.

  3. hola, es un gustaso encontrar vias y herramientas para solucionar los problemas que son, mas o menos, como el pan nuestro de cada dia. Su trabajo ha de ser muy gratificante, porque sus consejos son muy acertados , pero ademas educativos, desgraciadamente los seres humanos en el esquema cotidiano que nos aplasta , donde es mas importante vivir para sobrevivir, que hacerlo para disfrutar de el ragalo de la vida aprehendiendo todo lo que ennoblece el alma, y aprobechando el tiempo y el potencial que todos poseemos, entre tanto para la mayoria la vida se convierte en una pelea de ratas, y hasta obviamos que es mucho mas facil llevarnos bien y dejarlo todo en claro, que andar como perros y gatos, donde pedir perdon es casi reprochable y sensurable, tenemos el don de complicarnos la vida constantemente, pero que bueno que hay quienes se ocupan de enderezar su vida pero ademas piensan en ayudarnos a encontrar vias de solucion para la nuestra, como usted, gracias.

  4. Gracias por los consejos me siento identificada. Actualmente estoy leyendo su libro de Arquitectura del Exito y me encanta me motiva a seguir adelante y no dejarme vencer.

    Mil gracias

Deja un comentario